Nueva jornada sin marcar, otro partido sin encajar

El Real Valladolid volvió a mostrarse ante el CD Tenerife sólido en defensa, pero otra vez se atascó en ataque

 

Pau Torres

Aunque duela, el Real Valladolid no carbura. Como se viene advirtiendo en este portal en fechas recientes, carece de empaque; no termina de explotar. Y decirlo, vaya por delante, no es un pecado ni ha de llevar a pensar en que no se quiere su bien. Sucede que este se lo han de granjear los jugadores de un Paco Herrera que, al contrario que otros entrenadores, ni oculta la verdad ni deja de luchar por cambiarla.

El técnico pacense sabe que es necesario ofrecer más, si acaso distinto, para la consecución del objetivo del play-off. Sigue creyendo, porque es el primero que tiene que hacerlo, y sigue siendo el primero que intenta cambiar la dinámica con modificaciones como la del dibujo que hizo ante el CD Tenerife, aunque no tuviera mucha fe debido a que sabe que el problema va más allá.

Ese encuentro sirvió como enésima prueba de cosas que se hacen bien y otras que no tanto. Para empezar, los blanquivioletas mantuvieron la portería a cero por undécima ocasión, de las cuales ocho han sido en el Estadio José Zorrilla. Sin embargo, también se quedaron sin marcar por novena vez –cuatro de ellas en casa– en veinticinco partidos, una cifra que no por preocupar mejorará, pero que tampoco lo hará por obviarla.

En el primer apartado, el de los encuentros sin encajar, es, junto al Real Oviedo, el segundo conjunto más destacado, por detrás del Levante UD, que ha dejado su portería sin mácula hasta en catorce ocasiones. Evidentemente, esto le sitúa por encima de la media de entre los seis primeros, que, gracias al buen hacer del líder, asciende a 10’3.

Mientras, en el segundo aspecto, nos encontramos en que todos los equipos que están por encima han sido capaces de ver puerta en un mayor número de partidos. Y no solo ellos: también unos cuantos de los que están por debajo de los blanquivioletas en la clasificación, ya que solo el Almería y el Mirandés han marcado menos encuentros, mientras que el Nàstic y el Huesca lo han hecho en los mismos.

Como quien no se consuela es porque no quiere, no está de más recordar que la mayor goleada de la categoría sigue siendo el cinco a cero endosado al CD Mirandés. Pese a esta, el Real Valladolid es el décimo en la escala de goleadores, si bien se mantiene el cuarto en la tabla de menos goleados. Dicho de otra forma: como ya es sabido, es un equipo de contrastes… que deben cambiar para que aquella aspiración del play-off se colme, al menos de una manera más sencilla.

Sobre Jesús Domínguez

Director de Blanquivioletas. Productor de #HacemosCantera, en esRadio Valladolid. Sígueme en: @JesuDominguez.