Salir de la rutina para confirmar la mejoría

El Parquesol aprovechó el parón para disputar un torneo en Salou, del que salieron subcampeonas, justo antes de medirse al San Pío. En juego, la cuarta plaza

 

Foto: CD Parquesol

En el Parquesol las cosas van bien. Y eso desde el inicio de temporada se puede adivinar en el terreno de juego en un gran porcentaje de partidos de las naranjas. Pero si en estas tres largas semanas de parón el ambiente no ha decaído, es más, ha implorado, es porque lejos de los campos este equipo también demuestra unión.

Aunque romper la rutina podría considerarse peligroso. Hacer un viaje de estas condiciones una semana antes de disputarse la cuarta plaza ante el vecino no siempre es una buena apuesta, aunque en este caso sí. Empezando por lo futbolístico.

Porque el CD Parquesol regresó de su viaje a Salou (Tarragona) después de ser subcampeón en la Mare Nostrum Cup. Y no algo más porque un golazo del Espanyol desde treinta metros les hizo perder la final.

Una lástima, ya que las naranjas habían realizado un gran partido, al menos a un nivel superior del que mostraron también ante el Espanyol, pero en la fase de grupos, y que también perdieron. El resto de encuentros se saldaron con victoria para las de Óscar González y por ello obtuvieron ese más que meritorio subcampeonato.

“Competimos viernes y sábado por la mañana, y el domingo la final. Pudimos jugar ante muchos equipos de fuera de nuestra comunidad. Competimos muy bien. El Espanyol es un equipazo y se alzaron merecidamente con el trofeo. No nos vamos con malas caras porque tampoco es una competición prestigiosa. Nos quedamos con lo bien que lo pasamos también fuera del campo”, analizaba González.

 

El mejor momento físico y emocional

Y es que esa faceta extradeportiva es la que provoca que el Parquesol regrese a la fase final de liga con una confianza por las nubes. No sería descabellado decir que afrontan las dos últimas jornadas en el mejor momento de la temporada tanto futbolístico como moral. “Pasamos por unas semanas sensacionales. Las chicas han realizado otro tipo de actividades que también lo merecían. Romper con la rutina es positivo”, apuntó el técnico.

Pero todo lo bueno acaba y las naranjas regresaron al trabajo para preparar el derbi ante el San Pío. Una victoria les otorgaría matemáticamente la cuarta plaza y la mejoría del equipo en los últimos encuentros, pese a que ya queden lejanos, pone contento a González. “Nos pusimos las pilas tras el empate ante el Vallecas. No ganamos al Guadalajara, pero sí al Zamora. Ahora queda un calendario más favorable con respecto a los rivales y no nos podemos ir por las ramas”, señaló.

Solo queda saber qué once alineará para el derbi, aunque ya dice que pueden producirse algunos cambios, debido al gran rendimiento de algunas de las chicas en el torneo de Salou. “Muchas se han podido reivindicar. Jugadoras que no disponían de minutos lo han hecho y han demostrado compromiso y actitud. Ante el San Pío habrá cambios porque hay chicas que merecen jugar”, aseguró.

Por ello el objetivo está claro: no llegar a la última jornada en Pozuelo con los deberes sin hacer, y finiquitar la temporada con una victoria ante el San Pío. El regreso de un viaje en el que uno lo pasa en grande siempre es difícil. La vuelta a la rutina es amarga, pero siempre está la posibilidad de que te encuentres con algo que te la endulce. Y el Parquesol afronta el derbi en su momento más álgido. “Si hace un mes las cosas iban bien, ahora van mucho mejor”, asegura Óscar González.

Sobre Juan Díez

Redactor de Blanquivioletas. Sígueme en: @Juandiatletico.