Antonio Aragoneses: “Me gustaría sacarme el título de entrenador”

Antonio Aragoneses es un chico extremeño de 25 años con una gran pasión: El Real Valladolid. En uno de los días más alegres para la afición blanquivioleta de los últimos tiempos, su vida cambió de forma radical. Celebraba el ascenso en la fuente de la Plaza de Zorrilla cuando una caída tan fortuita como desgraciada le dejó inconsciente. Sufrió una lesión medular que le afectó a todo el cuerpo. Una tetraplejia de un nivel alto de gravedad –C5/C6- de la que aún lucha por recuperarse.

 

Pregunta: Tras tu accidente ¿puedes contarnos cómo fue tu recorrido  desde Valladolid hasta Toledo y Cáceres?

Respuesta: Desde Valladolid me traslade a Toledo, y ahí pase 8 meses en el HNP (Hospital Nacional de Parapléjicos) donde no pasé muy buena experiencia. Después me vine a Cáceres donde llevo desde entonces.

 

P: ¿Cómo va tu rehabilitación?

R: Pues va poco a poco. Es un proceso lento, pero como ya he dicho antes. Tengo un blog donde se pueden seguir mis progresos: rehabilitacionajf.blogspot.com.

 

P: ¿Cómo afrontas tu futuro?

R: Con muchas ganas e ilusión. Intentando recuperarme lo máximo posible, y si puede ser, retomar mi vida donde la dejé.

 

P: ¿Te consideras una persona afortunada en la vida al estar rodeado de los tuyos y sentir su cariño?

R: Me considero afortunado a medias. Después de un accidente así, tampoco me siento muy afortunado, aunque en el sentido de sentirme arropado por los míos sí me siento el más afortunado del mundo.

 

P: ¿Qué personas te han apoyado más?

R: Mi madre ha estado conmigo desde el primer momento, pero también mi hermano, que cuando tenía 12 años, se metió todo un verano en el HNP de Toledo para estar conmigo.

 

P: ¿Tienes en mente embarcarte en algún proyecto laboral o académico?

R: En estos momentos estoy estudiando Educación Social y me gustaría sacarme el título de entrenador, aunque es un poco caro y por el momento debe esperar. Por otra parte, soy vocal en una nueva asociación de accesibilidad en Cáceres.

 

P: ¿Te gustaría volver a Valladolid algún día para vivir? ¿La sueles visitar?

R: Me encantaría.  De hecho, es uno de mis objetivos si algún día me puedo llegar a valer por mí mismo. La visito menos de lo que querría, pero mis dos o tres visitas al año no me las quita nadie.

 

P: ¿Qué consejos das para poder combatir los problemas y salir adelante?

R: Que hay que luchar contra todo y no dejar de pelear. Aunque haya días malos, el objetivo merece la pena.

 

P: ¿Has recibido mucho apoyo de los futbolistas del equipo blanquivioleta?

R: La verdad  es que sí he recibido apoyo por parte de los jugadores. Cuando estaba ingresado en Valladolid me fueron a ver al Río Hortega Víctor y García Calvo; y más tarde, en Toledo, me visitaron Víctor y Chema. También están jugadores como Llorente, Marcos e Iñaki Bea que me han mostrado su apoyo y me han dado ánimos para seguir  y a los que les tengo un cariño especial.

 

P: ¿Mantienes el contacto con alguno de ellos?

R: Gracias a Twitter hablo mucho con Iñaki Bea y Víctor, aunque menos de lo que me gustaría. Me encantaría poder hablar con Chema, Llorente y Marcos. Sí, soy mucho de la ‘vieja guardia’.

 

P: ¿Cuándo comenzó tu amor por el Real Valladolid?

R: Siempre me ha gustado el Pucela, aunque he de reconocer que mi amor creció cuando me fui a vivir allí. Me enamoré del equipo, de la ciudad y de su gente.

 

P: ¿Cuándo conseguiste tu primera camiseta del Pucela? ¿Cómo la conseguiste?

R.: La compré estando ya allí, en Valladolid, en la tienda oficial. Era de UMBRO. No recuerdo exactamente de qué temporada. Lo que sí recuerdo es que tenía  difuminado el color violeta. Por desgracia, la llevaba el día del ascenso y me la tuvieron que rajar para poder atenderme.

 

P: ¿Qué partido recuerdas con más emoción?

R: Sin duda el partido contra el Betis en Sevilla. Tuve la suerte de poder vivir la salvación en directo, y por mi situación no me pude colocar con los demás aficionados y lo viví rodeado de béticos. Fue muy emocionante y al final pude salir feliz de allí.

 

P: ¿Has llorado alguna vez por el Pucela? ¿Cuándo?

R: Claro. La última vez, el día del descenso contra el Barça en el Camp Nou. Desilusión e impotencia a partes iguales.

 

P: Dinos una victoria que recuerdes y con la que esboces una sonrisa.

R: Sin duda, el 0-3 contra el Getafe en la temporada 2007/08. No es un partido importante, pero fue el primer partido que vi en directo desde mi silla de ruedas y le guardo un gran recuerdo.

 

P: ¿Cuál es momento o partido más amargo que has vivido con el Real Valladolid?

R: El partido del descenso en Barcelona y la eliminación de los play-off de la temporada pasada en Elche.

 

P: ¿Un jugador del Pucela que te haya calado hondo?

R: No me puedo quedar sólo con uno. Tengo varios: Marcos, Chema, Víctor, Iñaki Bea, Llorente, Jacobo. Como ya dije antes: la ‘vieja guardia’. Pero si tuviera que decidirme por uno, sería por mi paisano Víctor.

 

P: ¿Eres muy de Mendilibar?

R: Sí. Mendilibar me encanta como entrenador y como persona (también me visitó en el Río Hortega), y como bien dijo él en su despedida, creo que nuestros caminos se volverán a cruzar.

 

P: Un gol del Real Valladolid que tendrás grabado en tu mente para siempre.

R: El de Aguirre en el Benito Villamarín. Y el gol de Cannobio al Real Madrid en Zorrilla.

 

P: ¿Ves al equipo con opciones de ascender esta temporada?

R: Claro, es uno de los favoritos para subir a primera; y con el juego que estamos realizando, nos veo ascendiendo, aunque hay equipos muy fuertes.

 

P: ¿Qué rivales crees que pueden arrebatarle tal ascenso? ¿A cuáles ves más fuertes?

R: Veo al Depor y Hércules como los equipos que nos pueden quitar una de las dos plazas de ascenso directo. Si nos metemos en play-off, ya es otra historia. Cuatro partidos buenos los puede tener cualquiera.

 

P: Sabemos que, además de al Pucela, sigues al Barcelona. ¿Eres más hincha del Barça o del Valladolid? ¿Ves alguna semejanza entre ellos?

R: Del Real Valladolid por supuesto. Semejanzas, salvando las distancias, tan sólo veo que los dos intentan jugar bien y buscar el juego directo.

 

P: ¿Cómo surgió tu interés por el fútbol internacional, y en concreto esa pasión por el fútbol austriaco?

R: El fútbol internacional siempre me ha gustado. Es interesante conocer otras ligas y ver cómo se vive el fútbol en otros países. En cuanto al fútbol austriaco, un día vi un partido por Internet y sinceramente me enamoró. Desde entonces, sigo todos los partidos que puedo y también escribo sobre su liga (pundonoraustriaco.blogspot.com).

 

P.: ¿Un ascenso del Real Valladolid o la Eurocopa de 2012 para España?

R.: Las dos, no son incompatibles.

 

P.: Un deseo.

R.: Volver a caminar.

 

La ilusión es su motor; y el Real Valladolid, un motivo para disfrutar. Y es que, como él dice: “Aunque haya días malos, el objetivo merece la pena”. Las dificultades de la vida flaquean si se percibe el apoyo de las personas que más te quieren. Y si hay algo por lo que soñar.

Sobre Leandro Sanchez de Medina

Sígueme en: @SanchezdeMedina