“El Real Valladolid tiene que ser el mejor y buscar el ascenso directo”

José Luis Mendilibar habla sobre su salida del Real Valladolid y la actual situación del club blanquivioleta dos años después de su salida del Nuevo José Zorrilla.

 

José Luis Mendilibar (Zaldibar, catorce de marzo de 1961) no necesita presentación en Valladolid. Fruto de su trabajo como entrenador nació el Pucela de los récords que tan exitosamente logró el ascenso en la temporada 2006/07, mucho antes de ser despedido hace exactamente dos años, el uno de febrero de 2010. Ese Real Valladolid, que hiciera soñar a una ciudad por entonces desilusionada con el fútbol, logró el ascenso matemáticamente a falta de ocho jornadas, además de conseguir el ascenso con una puntuación (88 puntos) que aún no ha encontrado parangón en la categoría.

Mendilibar, santo y seña de un estilo que aún nadie ha olvidado en Valladolid, comanda la ‘nave Osasuna’, equipo con el que actualmente está luchando por un puesto UEFA a final de temporada. Entre sesión y sesión, ha hablado con BLANQUIVIOLETAS para explicar los entresijos de su marcha del Real Valladolid y analizar la actualidad del equipo blanquivioleta.

 

Pregunta: ¿Cómo fue su despido del Real Valladolid y cómo lo vivió?

Respuesta: Fue sobre todo por resultados, que no eran buenos. Estábamos en puestos de descenso, el equipo no estaba bien y como suele ser en estos casos el lado que cede es el del entrenador. Nos dan la boleta a nosotros porque es lo más fácil, echar al que entrena en vez de a todos los jugadores. Eso sí, la salida fue muy bonita, en parte por la prensa, por la afición, que se la veía apenada, y por los jugadores. Todos se portaron de diez en mi despedida.

 

P: ¿En ese momento se veía capaz de sacar al equipo adelante?

R: La mayoría de entrenadores tras su despido dicen que sí se veían capaces de seguir y de salvar al equipo. En ese caso yo me pregunto que si se ve capaz de hacerlo por qué no lo hace cuando aún estaba ahí. No le veo sentido a pensar eso.

 

P: ¿Y qué es lo que falló aquel año en el equipo?

R: El grupo humano no era tan bueno como en los anteriores años, creo que cambiamos demasiado el equipo de una temporada para otra. Antes teníamos formado un grupo que íbamos de la mano y nunca se habían hecho tantos cambios como en la temporada del descenso. Entonces se buscó dar un golpe de timón, echando a la gente más veterana, y nos confundimos en querer cambiar a tanta gente de golpe. Despedimos a algunos que todavía podían ser útiles tanto dentro del terreno de juego como en el vestuario, que por supuesto esto último es igual de importante que lo primero en un club pequeño.

 

P: En todo momento esos cambios estaban autorizados por el propio Mendilibar, ¿no?

R: Sí, sí. Todo se remonta a la temporada anterior de la del descenso, en la que nos salvamos en el último partido de la temporada ante el Betis. A falta de diez jornadas todo iba bien y parecíamos salvados sin problemas, cuando de repente empezamos a perder y solo conseguimos tres puntos en esos diez partidos. Nos perjudicó en que no valoramos la temporada entera, sino solo ese último tramo, de manera que hicimos un balance negativo de la temporada y vimos más carencias que virtudes cuando a lo mejor no era así. Pensamos que muchos jugadores ya habían dado todo lo que podían dar al Valladolid y en ese sentido creo que el gran problema fue juzgar indebidamente por esos diez últimos partidos tan malos.

 

P: ¿Cuál es la mayor diferencia futbolística que se encuentra entre Pamplona y Valladolid?

R: Osasuna llevan muchas temporadas en primera división y para ellos la meta está clarísima, y no es otra que volver a estar la temporada que viene ahí, en primera. En principio no marcan otro objetivo, y quizá eso para algunos es ser bajos de miras o no ser ganador, pero creo que tal como está el fútbol hoy día, en que los presupuestos marcan mucho las diferencias entre unos clubs y otros, tiene que estar muy claro. La supervivencia pasa mucho por mantenerte en primera división. En Valladolid, por ejemplo, el año del descenso que comentábamos antes la idea era intentar dar un paso adelante, buscar estar en la parte alta de la tabla en vez de luchar por no descender. Eso en Osasuna no pasa. Si hay un año bueno la gente te lo agradece y está de maravilla, pero saben que lo normal es sufrir y esa es la diferencia entre Osasuna y el Real Valladolid. Osasuna es así, la mentalidad es distinta.

 

Foto: Deia

P: ¿En Pamplona sigue usando los mismos métodos de entrenamiento que usabas en Valladolid? ¿Es algo que tenéis así establecido tú y tu segundo, Toni Ruiz?

R: Sí, Toni y yo llevamos ya diez temporadas juntos y sin importarnos equipos ni categorías hemos optado siempre por el mismo método de entrenamiento. Creemos en lo que hacemos y vamos con ello a muerte. Luego puedes hacer pequeñas adaptaciones en función de los jugadores con los que cuentes, pero hoy día en el fútbol casi todo se puede adaptar a casi todo y nuestro sistema de juego y de entrenamiento no es difícil de asimilar.

 

P: ¿Los ‘mendrugos’ y los ‘cebollos’ en los entrenamientos tampoco han cambiado?

R: Un poco se mantiene, sí, pero no es sólo a los jugadores. Yo en mi vida cotidiana hablo siempre así. El jugador o la persona que me conoce de verdad sabe que cuando yo le llamo ‘cebollo’ lo hago de manera simpática, pero siempre con respeto. No creo que tratar a alguien con respeto sea tratarle de usted, es algo que se demuestra con la acción, no con la palabra. En ese aspecto me considero bastante directo y creo que es algo que te agradecen los propios jugadores.

 

P: Pasando a la actualidad blanquivioleta, ¿sigue las noticias y partidos del Real Valladolid?

R: Por supuesto, trato de informarme todo lo que puedo del Valladolid. Veo los partidos siempre que puedo y cuando no puedo hacerlo veo los resúmenes, además de fijarme en las alineaciones, me leo las crónicas posteriores… Trato de seguirlo si no todos los días, sí por lo menos de lo importante que ha pasado a lo largo de la semana.

 

P: ¿Y cómo valora la situación actual del equipo?

R: Bueno, lo que está clarísimo es que está en la pelea. Es verdad que este año es quizás el que todos los equipos fuertes de la categoría están arriba sin ninguna excepción, ninguno se ha quedado atrás por los motivos que sean, y además hay otro par de conjuntos que persiguen de cerca a este grupo de cinco o seis que digo. El Valladolid está con los que tiene que estar y está claro que va a estar en una pelea muy dura que seguro durará hasta el último momento. La segunda división es larguísima y por si fuera poco con el play-off puede ser aún más larga, así que hay que tener paciencia y no desesperarse porque caigas en una mala racha. En ese aspecto la afición de Valladolid debe comprender como es esto y en todo momento debe dar tranquilidad y apoyo al equipo.

 

P: Así es que ve al equipo con ganas y posibilidades de ascender, ¿no?

R: Sí, claro. Es evidente que con posibilidades están, pero tampoco digo que vaya a ser fácil. Va a ser uno de los años más duros porque como decía antes están todos los equipos buenos arriba, no está el típico que se descuelga cuando en principio es claro aspirante a subir. Hay que tener sangre fría, aunque vengan momentos malos, que vendrán seguro, y la afición de Valladolid debe tener clara su función.

 

P: ¿Qué diferencias o semejanzas se pueden ver entre el equipo con el que consiguió el ascenso y el de ahora?

Foto: El Norte de Castilla

R: Con alguna persona que hablo del club y de la zona de vestuarios me hablan muy bien de todo, del cuerpo técnico, de la plantilla… de cómo son como personas, claro. En ese sentido me dicen que es un equipo muy conjuntado y que se parece mucho al de nuestro ascenso. También que no hay grandes figuras y que todo el mundo arrima el hombro para el equipo. Eso es lo más grande que puede haber en un vestuario. El año pasado fue Javi Guerra el que destacó un poco del resto por la cantidad de goles que marcó, pero no sirvió para ascender. Yo apreció más que estén los goles más repartidos, como en esta temporada en el Valladolid, y no destaque nadie para un buen ambiente.

 

P: ¿De Djukic te han hablado?

R: No le conozco personalmente, pero esas personas de dentro del club que te digo me han hablado maravillas de él. Y eso es muy importante para un entrenador en su situación, porque si en un momento dado las cosas te vienen mal dadas y eres un tipo que no te aguanta nadie, no tendrás a aquellos que deberían apoyarte detrás de ti. Como entrenador no soy quién para juzgarle, pero como persona me dicen que es de lo mejor y eso es algo clave.

 

P: Tras la entrada del equipo en la ley concursal el tema económico está mucho más delicado…

R: Imagino que si el club ha entrado en concursal es porque es necesario. Todos los clubs que lo hacen, como Las Palmas, Sporting o Real Sociedad, parece que a día de hoy pueden operar con mucha más normalidad que antes de entrar en ella. En ese sentido parece que los clubs que se acogen a la ley concursal terminan siendo algo beneficioso para ellos. Pero volviendo al caso del Valladolid, yo, sin saber la situación exacta de la economía del club, imagino que será necesaria y si nos fijamos en estos casos que te digo, confío en que beneficiosa.

 

P: Volviendo al tema del ascenso, ¿qué equipos cree que ascenderán directamente y qué cuatro acabarán en play-off?

R: (Suspira) Buf… No me mojo mucho porque es extremadamente difícil. El Depor parecía al principio que estaba muy justito y mírale ahora… No me atrevo a decir. Otros años quizá estaba más claro, y más complicado está ahora que no hay tres puestos directos de ascenso y está el play-off.

 

P: Ésa es una diferencia entre el año del ascenso y la actual temporada, el sistema de ascenso en el que ahora existe un play-off.

R: Que con veintidós equipos solo haya tres puestos de privilegio me parece poco premio. Recuerdo que en nuestro caso, cuando ascendían tres, el Almería y nosotros estábamos en la tabla muy por encima del resto y ascendimos muchas jornadas antes, y el Murcia lo hizo poco después. Para los siguientes, el cuarto, el quinto, el sexto, hay poco aliciente cuando se da este caso. Hoy día juegan una promoción, por lo que normalmente estos y hasta el séptimo y el octavo clasificado van a tener posibilidades. ¿Cuál es más justo? Yo siempre he pensado que en estas ligas tienen que ascender los primeros, que para eso es una liga de larga duración y demuestras ser el más regular. Pero luego el sexto clasificado puede eliminar al tercero, lo cual es un poco injusto. Cada método de los dos tiene su punto bueno y su punto malo. El Valladolid simplemente tiene que ser el mejor y buscar el ascenso directo.

Sobre Juan Postigo

Sígueme en: @postigopucela